jueves, 3 de diciembre de 2015

calle 35, primer colectivo de fotografía de calle en España.

El colectivo CALLE 35 pretende mostrar una visión mediterránea en un mundo con marcado acento anglosajón mediante la denominada Fotografía de Calle. Los fotógrafos Carlos Prieto, Cesc Giralt, Manu Mart, Luis Camacho, Mingo Venero, David Salcedo y Jordi Beltri, forman el colectivo C/35.



Es difícil averiguar cuándo nació la Fotografía de Calle, lo que sí sabemos es que el término streetphotography tomó un nuevo impulso a mediados de los noventa. A partir de este momento surge una “nueva ola”, una moda en auge y el interés masivo por este género fotográfico. Sin embargo, si preguntáramos a los grandes fotógrafos de los años cincuenta y sesenta qué es para ellos la streetphotography, su respuesta se limitaría a un planteamiento mucho más sencillo: “yo solo soy fotógrafo”. Los noventa no fueron el único punto álgido para esta vertiente fotográfica. A principios del siglo XXI este género volvió con fuerza, unido a la tendencia de considerar a la Fotografía de Calle como un ejercicio donde la imagen unitaria cobra sentido por sí misma, capaz de contar una historia sin tener en cuenta a las demás. Es en este momento de ebullición cuando el colectivo Calle 35 nace en Barcelona allá por el año 2010, recogiendo el testigo de la Afal, La Palangana o el Mussol, agrupaciones que a mediados del siglo pasado renovaron la fotografía española, saliendo a la calle para fotografiar qué estaba ocurriendo al margen de la iconografía oficial del régimen dictatorial de Franco.

Fotografía © Carlos Prieto
Fotografía © Mingo Venero
Fotografía © Cesc Giralt
Fotografía © David Salcedo
Fotografía © Manu Mart
Fotografía © Jordi Beltri
Fotografía © Luis Camacho

Calle 35, primer colectivo nacido en España dedicado exclusivamente a este género documental, ha ido posicionándose como uno de los colectivos de referencia de foto de calle, tanto a nivel nacional como internacional. La “facilidad” para trabajarlo ha provocado que se cuenten por miles los aficionados que se dedican a él, inundando a diario nuestros timelines de Facebook o Instagram. Las razones de esta tremenda popularización se resumen en que se trata de un género que sólo, y en teoría, requiere de una cámara y una calle. Además, el carácter unitario de las imágenes le confiere cierto aire de “sencillez”, al contrario que el fotorreportaje, que exige una secuencialidad y una capacidad narrativa que aparentemente no requiere la foto urbana. Esta sobresaturación de imágenes producidas por aficionados ha ´denigrado’ en cierta manera este género, Calle 35 pretende dignificarlo y elevarlo a un nuevo estadio dando un paso adelante, sacudirnos esa etiqueta tan “popular” y reconocernos a nosotros mismos como un colectivo de fotografía documental que aborda sobre todo temas “callejeros”, pero no exclusivamente.

“Miles de pequeñas historias que merecen ser contadas se desvanecen a diario mientras cada uno atiende a sus propias circunstancias. Sin embargo, para nosotros el mundo empieza en la puerta de casa y termina más allá de donde alcanzan nuestros pasos. Nos gusta fotografiar el instante, ése en el que nuestra mirada se hace única”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada