domingo, 26 de febrero de 2017

Ese algo que está a medio camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad.

Espacio Promoción del Arte
Tabacalera
Sala Estudios
Calle Embajadores 51
Hasta el 26 de marzo de 2017
*Acceso gratuito a las exposiciones
Más información en www.promociondelarte.com

Ese algo que está a medio camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad.
Sala Ideas, Espacio Promoción del Arte, Tabacalera, Madrid.

Nuestros cuerpos están moldeados por las relaciones con el mundo que nos rodea. Son marcadores metabólicos, productivos y reproductivos de la subjetividad, así como entidades en las que el control se ejerce a partir de una variedad de fuerzas sociales, políticas y físicas. Los cuerpos irradian con intensidad y al mismo tiempo son susceptibles a la maleabilidad. “El cuerpo bajo la piel es una fábrica recalentada” afirmaba Antonin Artaud.

Ese algo que está a medio camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad.
Sala Ideas, Espacio Promoción del Arte, Tabacalera, Madrid.

Pensemos en los cuerpos de las cigarreras que hicieron funcionar la antigua fábrica de tabacos y que alimentaron la vida social de Lavapiés. ¿Cómo era la vida dentro de la fábrica? ¿Cuáles fueron los ritmos de trabajo, la organización de espacios y la ocupación de áreas colectivas? ¿Cuáles eran las relaciones entre la fábrica y los cuerpos que la habitaban? Este espacio, que conserva los baños de trabajadoras, nos dirige ineludiblemente a cuestiones como la disciplina de los cuerpos, la higiene, el cuidado, los movimientos repetitivos o los ritmos de fabricación. Los esquemas de producción estandarizados y los ideales normalizados configuran el comportamiento corporal en el lugar de trabajo y en el lugar de aseo respectivamente, resonando aquí en las filas de lavabos instalados uno tras otro en fila recta. No hay elementos más adaptados al cuerpo humano que los mobiliarios de baño; y a la vez los sistemas de control, de comportamiento y representación sobre los cuerpos comienzan en este tipo de espacios íntimos y personales.

Ese algo que está a medio camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad.
Sala Ideas, Espacio Promoción del Arte, Tabacalera, Madrid.

Joanna Piotrowska (Varsovia, Polonia, 1985) se instala en los vestuarios de esta antigua fábrica, cuestionando la identidad como una categoría inestable, relacionada con y a través del cuerpo. Sus fotografías y vídeos muestran sujetos en posturas ambiguas que reflejan constelaciones sociales y nuestras enredadas conexiones con los demás. La domesticidad y la identidad pública están en constante negociación, extrapoladas por las tensiones espaciales y psicológicas subyacentes presentes en un lugar ocupacional-funcional como la fábrica, y en un espacio íntimo de disciplina como el baño.

Ese algo que está a medio camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad.
Sala Ideas, Espacio Promoción del Arte, Tabacalera, Madrid.

Canción cantada durante la ejecución de un trabajo físico difícil es un gran telón de Jazmín López (Buenos Aires, Argentina, 1984) que se inspira en los uniformes de las cigarreras y recuerda a las banderas utilizadas en los movimientos sociales. Colgadas en un espacio vacío, los uniformes han cambiado su forma y se han vuelto teatro. Las cortinas de López son extensiones representativas, divisores y conectores análogos a vestimentas, que inciden en los límites de los cuerpos humanos y los espacios que entre ellos afectan las relaciones humanas. Si esto es un hombre [Veronica] es un gran espejo que interrumpe la simetría del espacio y la función de control de los baños acentuando un elemento arquitectónico faltante e incitándonos a verificar nuestra apariencia exterior. Ambos trabajos hablan de la influencia que el material y la arquitectura tienen en los que habitan un espacio y dan forma al movimiento de los visitantes a través de la exposición.

Ese algo que está a medio camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad.
Sala Ideas, Espacio Promoción del Arte, Tabacalera, Madrid.

En On the tip of the tongue (En la punta de la lengua) de Adélaïde Feriot (Libourne, Francia, 1985) el suelo del espacio se vuelve terciopelo y formas de cera esbozan prótesis de pies humanos. En determinados momentos, dos personajes posan sobre la punta de los pies, tratando de fijar lo que no está destinado a ser fijado. Feriot trata la ropa y los tejidos como extensiones protésicas del cuerpo, que definen la forma en que nos movemos y nos comportamos. Sus tableaux vivants se reflejan en la prosémica entre los cuerpos humanos y cómo inconscientemente estructuramos el micro espacio en nuestras transacciones diarias. La temporalidad y el ritmo, las tareas repetitivas del trabajo fabril y la disciplina de los cuerpos a través de hechos arquitectónicos, sociales o táctiles-cinéticos, se inscriben en el cuerpo y estructuran nuestra subjetividad.

Ese algo que está a medio camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad.
Sala Ideas, Espacio Promoción del Arte, Tabacalera, Madrid.
Las tres artistas generan diferentes capas de reflexión y acción alrededor de cuestiones relativas al cuerpo y cómo éste se relaciona, moldea o controla. En un antiguo espacio industrial transformado en una máquina cultural post-fordista, sus trabajos establecen un estrecho diálogo con la arquitectura, su historia y su contexto, incidiendo en las relaciones entre los cuerpos y las estructuras que los rodean, los comportamientos que provocan y las representaciones que de ellas emergen.

* El título de la exposición es una frase de Fragmentos de un diario del infierno de Antonin Artaud

Juan Canela y Stefanie Hessler

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada