miércoles, 1 de marzo de 2017

"Ros, un nombre fotográfico (1918-2017)".

Blanca Berlín Galería
Calle Limón 28 - plaza Guardias de Corps (Conde Duque).
Inauguración 1 de marzo de 2017
Más información en www.blancaberlingaleria.com


Bartolomé Ros y Ros, Bartolomé Ros Amador y Alberto Ros Díaz.

Ros, un nombre fotográfico (1918 – 2017).

El hilo de la memoria, aquel con el cosemos el pasado y el porvenir, ovilla en el corazón. Bartolomé Ros y Ros (Cartagena, Murcia 1906 – Madrid 1974) hizo fotografías para poder vivir. Según Alejandro Castellote, “su etapa como fotógrafo no responde a un apremio vocacional; son trabajos realizados con el prurito de los trabajadores que respetan su oficio” En esos primeros años que van de 1918 a 1929, desarrolla su actividad como fotógrafo y documenta la sociedad civil y militar de Ceuta y de la Zona del Protectorado español en Marruecos. En 1929 funda Casa Ros en Ceuta, dedicada a la importación y venta de aparatos fotográficos y fonográficos y que supone el punto de partida de su singladura empresarial, que lleva a su máximo desarrollo abriendo en Madrid en 1963, con la inestimable ayuda de su hijo Alberto, un laboratorio fotográfico que dio servicio a profesionales y aficionados de toda España.

De forma amateur, pero con un sentimiento tan apasionado como el de su padre, Bartolomé Ros Amador (Ceuta 1933), un joven a una cámara Rolleiflex pegado, fotografió su vida y la de quienes quería con el único afán de disfrutar. Criado y educado en una ciudad abierta y moderna como era Tánger en la década de los años 40 y 50, en su archivo hay imágenes de su familia, sus amigos, sus profesores y compañeros y de todos los lugares que visitaba. Si alguien tiene una fotografía realizada por Bartolomé Ros jr. conoce el lugar y el momento exacto por el que pasaba su vida.

Alberto Ros Díaz (Madrid 1969), nieto y sobrino de los anteriores, es el presente y el futuro. El sólo visita el pasado cuando trabaja sus colodiones húmedos, un proceso utilizado entre 1850 y 1880 mediante el cual se obtienen positivos directos sobre placas de aluminio (ferrotipos) y cristal (ambrotipos), por lo que el original de cada pieza es único. La imagen se forma a partir de la reacción química de las sales metálicas con el nitrato de plata. Una técnica tan extraordinaria e imperfecta como el ser humano.

Hidden Humanity, su primer proyecto fotográfico, es una mirada a esos aspectos que conforman nuestra consciencia y nos enfrentan a nosotros mismos y a nuestra realidad social, un paseo por el maravilloso reino de la oscuridad interior.

Rosa Ros Amador, marzo de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada